La hipertensión y algunos remedios naturales sencillos que funcionan y que además puedes realizar en tu casa.

Todos sabemos que la presión arterial alta (hipertensión) es una enfermedad muy extendida. A partir de una edad de 50 años, cada segunda persona de la población sufre una presión arterial demasiado elevada. Y ese es un factor vascular de alto riesgo, que puede llevar a una insuficiencia renal y cardíaca.

Si tu presión arterial está en 140/90 o por encima, durante un tiempo prolongado, debes acudir a un médico y empezar con un tratamiento. Lo primero es realizar un cambio en la dieta y después más ejercicio físico (deporte).

 

Existen una serie de remedios caseros muy fáciles, que pueden ayudarte a bajar una presión arterial elevada:

  • Deja que los rayos de sol te den en la cara y en los brazos. Estudios de la Universidad de Berlín han revelado que en 6 semanas, las radiaciones Ultravioleta UVB podrían reducir la presión arterial elevada. En cambio la luz UVA no tiene efecto alguno sobre la hipertensión. Explicación: La Vitamina D es la que controla la presión sanguínea. Una deficiencia de Vitamina D hace que la presión arterial pueda aumentar.
  • Disminuye la ingesta de sal y de grasas.
  • Bebe té de menta todos los días durante tres semanas.
  • Respira lenta y muy profundamente por la nariz tres veces al día. Después de dos semanas, aumenta este tipo de respiración a cinco veces al día.
  • Practica un deportes de resistencia, pero suave (como ciclismo, carrera, natación, etc.).
  • El ajo y la cebolla son antihipertensivos totalmente naturales.
  • Si logras tomar menos de 3 gramos de sal al día, reducirás significativamente el nivel de hipertensión.
  • Restrinje tu consumo de alcohol.
  • Deja de fumar por completo.
  • El entrenamiento autógeno y las técnicas de meditación también te ayudarán a evitar la hipertensión.
  • Una excelente terapia no farmacológica para la hipertensión es tan simple como el hecho de disfrutar de un baño con agua caliente.

Todo ello y muchos más remedios pueden ayudar a disminuir la presión arterial demasiado alta. Obviamente es indispensable que estés bajo una atención médica con su correspondiente tratamiento específico. El primer paso es tener tu tensión arterial bajo vigilancia. Recuerda que en nuestra farmacia también te podemos  medir la presión y además disponemos de los mejores esfigmomanómetros (tensiómetros).

Así como existe la hipertensión también existe la hipotensión, que es el caso justamente contrario. Mención aparte para la hipertensión durante el embarazo, de la que ya te hablamos en otro artículo de nuestro blog.