Si hablamos de hongos en las uñas (onicomicosis), nos referimos a una de las patologías más habituales en las uñas. La estructura de las uñas se ve literalmente infectada con un hongo y si no las tratamos adecuadamente, podemos llegar a perder la uña afectada.

Estando en pleno siglo XXI se trata casi de un tema casi tabú, ya que la persona que lo padece, prefiere ocultar (equivocadamente) la infección por una cuestión estética. Prácticamente un 30% de la población mundial se ve afectada por hongos de este tipo. Muchas veces la onicomicosis de una simple uña puede convertirse en un pie de atleta. Los patógenos llegan fácilmente de la uña del pie y si las condiciones son las adecuadas, invadir otras zonas es relativamente fácil. Si el crecimiento normal de las uñas está afectado por ciertas enfermedades o hay un debilitamiento del sistema inmunológico, las bacterias también puede multiplicarse con mayor facilidad.

Si se “anida” un hongo en la uña, éste atacará inmediatamente la proteína de la queratina, que fortalece la uña. De esta manera cambiará pronto de color y se volverá frágil.

Ante la sospecha de padecer una infección por hongos en las uñas, aconsejamos que acudas a tu farmacéutico, médico o directamente al dermatólogo. Existen muchos fungicidas que se pueden comprar, pero debemos descartar que la uña esté enferma por otra causa, antes de aplicar cualquier medicina por nuestra cuenta.

Los tratamientos fungicidas para acabar totalmente con los hongos se convierten en una prueba de paciencia, ya que pueden reproducirse fácil- y frecuentemente. Básicamente la uña debe volver a crecer y estar completamente sana antes de dar por finalizado el tratamiento. Se podría comparar con la forma de tomar unos antibióticos (el tratamiento debe ser completo, aunque parezca que haya una mejoría). En personas mayores, diabéticos o en pacientes que tengan problemas circulatorios, las uñas pueden crecer mucho más lentamente, así que el tiempo hasta una curación completa, puede alargarse hasta más de dos años.

Podemos estar hablando de “esmaltes”, tinturas fungicidas, comprimidos, pastillas o sobres de uso oral. En su composición podemos encontrar ingredientes como los fungicidas activos o “antifúngicos“. De esa forma atacamos a los hongos a dos bandas, por fuera y por dentro. Además se trata de la manera más efectiva de acabar con ellos.

#AdejeConsejos para tus pies

No nos olvidemos que este tipo de hongos puede contagiarse muy fácilmente a otras personas por contacto. Así que siempre es aconsejable desinfectar todos los zapatos que se estén usando (cholas, zapatillas, botas, etc.) como mínimo una vez a la semana. Los pies deben secarse muy bien después de cada lavado, sobre todo entre los dedos. Si se usan toallas, alfombra de baño o calcetines, se deben lavar a mínimo 60º en la lavadora. Obviamente el andar descalzo por la casa tampoco es buena idea.
 hongos pies

Con estos consejos y teniendo algo de cuidado para no ir descalzos por zonas públicas, nos podemos ahorrar algún que otra afección molesta. Pásate por nuestra farmacia y te informaremos con mucho gusto. Así tus pies estarán protegidos.

Hongos en los pies