Protección solar durante todo el año, desde invierno hasta pleno verano y aunque los días aparezcan nublados. Una crema hidratante con FPS (factor de protección solar) no debe faltar nunca en tu cuidado diario, ni en tu bolso.

El riesgo continuo de radiación UV

Una falta de protección solar ante las radiación Ultra Violeta UV durante los 12 meses del año es un riesgo para la piel y contribuye al envejecimiento de la misma por inducción de la luz. El daño solar es acumulativo y sólo sana de forma superficial, pero el daño en las células permanece. Ese es el motivo por el que se comenta lo de la “memoria” de la piel con respecto a las quemaduras del sol. En Canarias la diferencia “solar” entre verano e invierno no es tan drástica, con más razón esa protección los 365 días del año es importante.

Un FPS 30 de a diario
Incluso si nos sentamos detrás de un cristal de una ventana en la oficina, o en el coche, la radiación penetra e incide sobre la piel. Por ello es muy aconsejable que nos acostumbremos a usar una crema protectora en la cara, orejas, cuello y manos. El factor de protección para estos casos no debe ser menor de 30.

Sobre todo en invierno, por los cambios de temperatura y por ese aire frío y seco (en determinadas zonas de nuestro archipiélago), necesitamos ponernos crema. Además es saludable salir a tomar el sol durante 10 o 15 minutos al día para estimular a nuestro a producir Vitamina D, que entre otros aspectos es importante para nuestros huesos.

Y recuerda que no sólo es importante una protección en la montaña o en la playa, sino también dentro de las ciudades.

Los mejores protectores solares para el invierno
Lo mejor es usar una crema hidratante con protección solar de amplio espectro, como un FPS 30 que no deje una película grasa en la piel, que no obstruya los poros y que no huela a protector solar de playa. También estaría bien que la crema incluya propiedades contra el envejecimiento de la piel y ayude a disminuir las manchas.

Actualmente existen cada vez más cremas hidratantes que llevan incorporadas una efectiva protección solar.

Protección solar en alta montaña
Recordemos que en Canarias también podemos disfrutar de la alta montaña para salir de excursión o practicar senderismo. En estos casos la radiación solar es mucho más intensa que en la ciudad y vamos a tener que usar una protección solar más elevada (mínimo FPS 50). Especial cuidado para las zonas más vulnerables como frente, labios y nariz. Ah, y naturalmente también nuestros ojos deben estar protegidos mediante unas buenas gafas de sol con protección probada contra los rayos UV.

Protección solar aunque no sea verano

Protección solar aunque no sea verano

Protección solar aunque no sea verano

Protección solar aunque no sea verano