Los ojos son uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, sin embargo, no solemos darle demasiada importancia a las distintas anomalías que se presentan en ellos, como por ejemplo el picor o el enrojecimiento. En Adeje Salud, estamos comprometidos con tu salud visual y, por eso, vamos a hablarte de la blefaritis, una afección ocular muy común que, sin el tratamiento adecuado, puede generar graves problemas de visión.

¿Qué es la blefaritis?

La blefaritis es la inflamación del borde de los párpados. Algunas personas sufren una acumulación de bacterias en la base de las pestañas, que pueden producir “escamas” de caspa en esa zona y dar lugar a la blefaritis.

Existen dos clasificaciones principales para esta afección:

  1. Seborreica o escamosa: la causa de la blefaritis seborreica es el exceso de grasa producido por las glándulas de las pestañas. En este caso, observamos escamas blandas, grasientas, de color blanco-amarillentas y las pestañas están pegadas entre sí como consecuencia de esa grasa. Se suele relacionar con otros problemas de la piel como la dermatitis seborreica.
    Por su parte, en la blefaritis escamosa, las escamas son secas, duras y más grandes. La causa de esta afección es la infección por la bacteria estafilococo, que desprende una toxina capaz de irritar la superficie del ojo.
  2. Anterior, posterior o mixta: tal y como lo define la Sociedad Española de Oftalmología, la blefaritis anterior es aquella que afecta a la parte anterior del borde del párpado, y suele estar provocada por un exceso de grasa o por sobreinfección bacteriana.
    La blefaritis posterior surge por el mal funcionamiento de las glándulas de Meibomio en el borde palpebral, justo detrás de las pestañas. Estas glándulas son las encargadas de producir grasa para lubricar la superficie del ojo pero, en ocasiones, se obstruyen y no producen secreciones, lo que se traduce en una mayor evaporación lagrimal.
¿Cuáles son sus síntomas?

Se puede detectar fácilmente a través de un examen oftalmológico. El óptico-optometrista también puede detectarla y, posteriormente, recomendarnos acudir al especialista para que nos recete un tratamiento. Entre los síntomas de la blefaritis encontramos:

  • Irritación y enrojecimiento de los ojos y los párpados.
  • Escamas en la base de las pestañas.
  • Inflamación.
  • Picor o escozor.
  • Lagrimeo abundante.
  • Caída de las pestañas.
  • Sensación de arenilla dentro del ojo.
  • Mayor tendencia a aparecer orzuelos.

La blefaritis aparece con frecuencia en aquellas personas que tienen la piel grasa, caspa o resequedad ocular.

Prevención y tratamiento de la blefaritis

Si quieres evitar la aparición de esta molesta afección, lo mejor es mantener una buena higiene en los párpados y las pestañas. Para ello, la Academia Americana de Oftalmología nos recomienda lavarlos con agua tibia durante 15 segundos cada uno y secarlos con una toalla limpia o alguna esponja que no desprenda pelusas. Además, también es una buena opción, utilizar un champú antibacteriano para el pelo, el cuero cabelludo y las cejas.

Otra opción es utilizar compresas calientes sobre los párpados para aflojar las escamas y caspas que se encuentran alrededor de las pestañas. Además, este procedimiento impedirá la aparición de un chalazión u orzuelo.

En los casos más graves puede ser necesario usar pomadas antibióticas, colirios, lágrimas artificiales o antibióticos orales. Es importante acudir al oftalmólogo para que recete el tratamiento más adecuado en función del problema que se presenta.

Te recordamos que en nuestro centro de Adeje disponemos de servicio de óptica para nuestros clientes. Si tienes algún problema con tu salud visual, no dudes en acudir y ¡empieza a cuidar tus ojos!